Nuestra visión del DLDK

posted by electropolitans diciembre 10, 2018 0 comments
29749543_159378451556489_6983428681676911529_o

Hacía mucho frío en Madrid pero eso no evitó que se congregaran más de 5.000 personas en pleno puente de Diciembre en IFEMA el pasado sábado para asistir a la primera edición de Don´t let Daddy Know.

Electropolitans estaba invitado y allí acudimos a presenciarlo desde primera hora…

Los españoles Radness y Luc Loren comenzaron una fiesta que poco a poco se iba llenando y se notaban las ganas de disfrutar de todos.

Para nosotros una de las mayores sorpresas de la noche fue la sesión de Mike Williams, que no había pisado Madrid anteriormente y despertó bastantes comentarios positivos entre los asistentes.

Third Party nos deleitó con un set a la altura de lo que nos tienen acostumbrados, combinando sus éxitos con algún  tema de su album Hope.

Después uno de los grandes de la noche, Tïesto, demostró con creces por qué después de tantos años sigue estando en el top 5 de djs mundial, su sesión pasó por varios estilos con elegancia y  maestría. No defraudó.

Le dejó el público preparado a un Don Diablo que arrasó literalmente, todo sea dicho con bastante público propio (se vieron muchas camisetas identificativas de Don Diablo entre los asistentes, así como banderas y gorras). Este DJ protagonizó el que para nosotros fue el momento más emotivo de la noche: un recuerdo a Avicii con su logo en pantalla en blanco  y negro y  una mezcla de Fade into Darkness y el remix del propio Don Diablo de Bastille “Good Grief”. 

El dúo sueco Dimitri Vangelis & Wyman tomó el relevo tras Don Diablo, continuando una noche en que el sonido épico de la electrónica mainstream tomó IFEMA. Tras ellos, Sem Vox fue el encargado de clausurar Don’t Let Daddy Know.

A los electropolitans presentes nos sorprendió ver muchas banderas de Portugal, Francia, Argentina... y escuchar hablar inglés, holandés, francés a nuestro alrededor, un ambiente multicultural que nos parece super enriquecedor y debería ser más común en las fiestas de la capital, que por descontado tienen calidad suficiente para recibir este tipo de turismo.

Esperamos volver a repetir muy  pronto  y que marcas mundialmente conocidas como DLDK puedan tener residencia habitual en la capital, fiestas cuidadas con todo lujo de detalle y a la altura de los grandes festivales europeos.

 

 

 

 

 

 

You may also like

Leave a Comment